David Soucase_CEO de La Pócima

EL CONFIDENCIAL DIGITAL

¿Es el gin tonic una moda pasajera?

 

Ya es una realidad: el gin tonic se ha convertido en la bebida de moda por excelencia. Si echamos la vista atrás, podemos acordarnos de largas sobremesas de personas más mayores y seguro que, incluso muchos de nosotros, no entendíamos ni siquiera cómo el sabor amargo de la tónica les podía gustar, ¿verdad? Pues bien, como cualquier avance de la sociedad y las modas que la acompañan, la ginebra y la tónica se han convertido en una copa imprescindible también para el público más joven (que sobrepasa la mayoría de edad, por supuesto).

Terrazas de moda, chiringuitos en la playa, fotos en Instagram, sobremesas con amigos, celebraciones especiales… ¿Qué ha llevado al gin tonic a convertirse en el protagonista de cualquiera de estos momentos? Quizás es principal motivo es que esta combinación se ha convertido en una consumición totalmente personalizada. Cada persona tiene la oportunidad de hacer del gin tonic una bebida única y especial. Esto se debe, principalmente, a tres razones: la posibilidad de elegir el tipo de ginebra, la tónica y el acompañamiento. Dependiendo de esto, se puede disfrutar una bebida más cítrica, seca o floral. ¿Cómo no nos va a gustar? ¡Si hay opciones para todos los gustos!

Cabe destacar que, además, gracias a su evolución, en los últimos años encontramos novedades y sabores dispuestas a mantenerse a la vanguardia y a conquistar los paladares más exquisitos. Este hecho ha seguido posicionando este producto como uno de los más aclamados del mercado gastronómico.

Está claro que las grandes marcas de ginebra quieren ir mucho más allá y ofrecer a sus clientes finales un producto de alta calidad con un precio asequible para todos los bolsillos, así, de este modo, es capaz de ofrecer un producto premium al alcance de todos. Sin duda, la importancia de cuidar el proceso de principio a fin es esencial y, por ello, cuidar detalles como una triple destilación o una elaboración tradicional serán algunos de los valores que, por supuesto, marcarán la diferencia.

ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ